La comunidad de La Calera conmemora a la Virgen de los Desamparados

Festividad se realiza hace cinco décadas en la comuna. Feligreses recordaron a Hermana Esperanza Maturana

 

Miles de fieles de La Calera y de las comunas de las regiones de Coquimbo y Valparaíso rindieron un fervoroso y multitudinario homenaje a la Virgen de los Desamparados en el sector de la Avenida O’Higgins y sus alrededores.

Con el respaldo de la alcaldesa Trinidad Rojo, el párroco Enrique Opazo, y los dirigentes de diversas juntas de vecinos del sector, organizaron la nueva versión de esta tradicional festividad, en la cual se rindió un homenaje especial a la querida y recordada hermana esperanza.

Esta tradicional celebración se llevó a cabo el sábado 19 y domingo 20, contando con la participación de la Asociación de Bailes Religiosos de la Diócesis en un evento en que el pueblo calerano se reunió para homenajear a la Virgen de los Desamparados, convirtiendo a la procesión en una fiesta de alabanzas.

Para la máxima autoridad comunal esta es una conmemoración especial tras la lamentable pérdida de la religiosa del Refugio de Cristo “esta es una muestra de veneración que está aunando más fieles en la comuna, que se ve reflejado por la cantidad de público que acompaña a la Virgen. Es un día muy especial porque hace poco perdimos a la Hermana Esperanza que era la que cobijaba a los niños y los protegía, por ello es un día especial, la gente tiene veneración y respeto”.

En la tarde inaugural, la procesión encabezada por los bailes religiosos que escoltaban a la imagen sagrada, recorrió las calles del sector junto a los vecinos hasta el Santuario de la Virgen, mientras que el domingo se llevaron a cabo diversas ceremonias religiosas y una multitudinaria procesión, que contó con la participación 15 agrupaciones de bailes religiosos, más de 100 más huasos del Club Aconcagua de La Calera y miles de feligreses que rindieron tributo a la virgen.

La veneración comenzó el 15 de enero de 1963 cuando el padre René Pienovi trajo desde España esa imagen al Refugio Virgen de los Desamparados de La Calera. Los niños del Refugio de Cristo eran la personificación de los protegidos por la Patrona de Valencia. Desde entonces se hizo tradicional la Festividad de la Virgen en la Calera.