Search

Hermosa contradicción: LA CALERA NO TIENE SALAS DE CINE, PERO SÍ UN EXITOSO FESTIVAL FÍLMICO

calendario a cien

Con una masiva participación de público calerano culminó el Cuarto Festival de Cine de La Calera (FECICAL) que fue desarrollado en diversas zonas de la ciudad entregando películas de gran calidad y de manera gratuita a los espectadores que disfrutaron con cada una de las películas exhibidas.

Fueron cuatro días de exhibición donde se mostraron corto y largometrajes, además de documentales, que cautivaron a los asistentes por lo exquisito de su factura y la sencillez de sus temas.

Historia de festival

Una incongruencia, que fue el punto de partida de Fecical, es que en la ciudad no hay una sala de proyección de cine, por lo que sus productores tomaron esta desventaja para convertirla en una fortaleza al incluir la frase “somos una ciudad sin cine pero con festival” propuesta que dio buenos resultados en la comuna, el país y en Latinoamérica.

Según la productora SED Producciones, los creadores del evento, comenzaron con muchas ganas y muy poca producción “teníamos un telón de 6×4 metros, sonido y muchas ganas”, al principio les llegaron 100 películas para competir, una gama alta de participación que querían mostrar sus filmes en barrios.

Para la segunda oportunidad, ya con mejor producción que la primera vez, alcanzaron las 200 exhibiciones de películas y en la cuarta versión fueron 450 que incluyen trabajos de Latinoamérica.

tren popular

Valores que inspiran

Los productores y socios de SED, Juan Vega y Yabddala Uarac, realizaron una película grabada y editada completamente en La Calera  y explicaron qué los motivó a realizar cine en una ciudad sin cine. “Lo primero es poder generar un acceso al lenguaje cinematográfico en cualquier lugar de la ciudad. La mayor cantidad de personas que nos ayudó en la película son de estratos humildes y de sectores a veces estigmatizados”

Los creadores cambiaron las salas de cine por telones para llegar al público, debido a que, según cuentan, existe una problemática de la generación de audiencias para el cine chileno “Al ser conscientes de  los esfuerzos infructuosos de incrementar que el público fuera a las salas de cine comerciales o independientes vimos con buenos ojos ir nosotros a un público masivo, ávido de cultura y que no tendría la oportunidad de acercarse a películas que no fueran comerciales”

También jugó a favor que el 2013 egresaron las primeras generaciones de estudiantes de cine, audiovisual o animación digital que no tenían relación con la política “ya el cine en Chile no era monopolio del senador o del político bien posicionado, se abre al hijo de vecinos como nosotros y eso fue inspirador”.

El festival

SED Producciones asumió el compromiso de realizar un festival de cine que tuviera las características como festividad barrial luego que uno de sus integrantes ingresara como director de la Corporación Cinematográfica Chilena. “Queríamos hacer un festival que Enseñara con educación gratuita y de calidad, Realizara películas en marco de festival y Distribuyera, es decir, juntarse frente a una pantalla de cine para vernos reflejados como caleranos o chilenos y aprovechar este acto ritualista e invitar a todo los que hicieran una película en el año que la presentaran en La Calera”

Otras características que tiene Fecical es que las películas que exhibe tienen data de máximo el año anterior, por lo que se puede ver un trabajo cinematográfico actual. También, que el jurado es el propio espectador lo que ha permitido que filmes que se ven en La Calera logren ser tendencia nacional e incluso internacional.

Las películas que se presentaron en esta versión de Fecical fueron Materia Prima, Crianza Anónima, El Leche, Veintitres, Memento Mori, Apacheta, La Iglesia de la Victoria, Nahuel, Una Leyenda Mapuche, The Tunnel, Vita, Amanecer, El Escape, No podría vivir en un país socialista, Mala Pesca, Victoria Rosana Maite, Nemesis, Abeja Reina, Elemental, Matriz, Matar a Luksic y el estreno documental calerano «Puerto Seco».